La postcosecha un momento crítico para la vid vinífera, antes de su receso invernal. Un buen manejo de la fertilización y buenas prácticas permiten prevenir contra enfermedades & heladas a largo plazo. Se recomiendan varios pasos: diagnosticar, qué aplicar & otra buena práctica útil.

1. DIAGNOSTICAR:

El análisis foliar realizado en pinta evaluó los niveles de macro y micronutrientes en la planta y determinó sus necesidades ; Un diagnóstico de raíces determina la fertilización para el óptimo & profundo crecimiento radicular. Según el asesor Samuel Román*, “la post cosecha es la mejor instancia para aplicar el enraizante porque la raíz ya no compite con la fruta”; en fin, el análisis de suelo y subsuelo.

2. Definir ¿QUÉ APLICAR?

Vía riego, Extractos húmicos potencian la estructura y la porosidad, permeabilizan el suelo, incrementan la asimilación de nutrientes. Los nutrientes minerales, NPK, magnesio generan reservas para la planta.

Al suelo, la materia orgánica potencia la microbiología del suelo y la resistencia de la planta frente a enfermedades.

3. ¡BUENA PRÁCTICA!

Colocar una cubierta vegetal (leguminosa, cereales, crucíferas) en la entrehilera permite aprovechar las aguas de lluvia de invierno para una mayor descompactación y una mejor porosidad.

Para más información sobre tratamientos de viñedo en postcosecha, comuníquese con [email protected]

* Extraído de entrevista a especialista Samuel Roman en RedAgrícola